Agua

​Organizaciones Latinas, Afroamericanas, Asiáticas e Indígenas Unidas Contra Perforaciones Submarinas Propuestas por Trump

All hands together, racial equality in team

Photo Credit: LuckyBusiness

Instan a Ryan Zinke, Secretario del Interior, para dar marcha atrás a estos planes

Por: Karen Janett Carranza Jiménez

WASHINGTON, D.C. 30 de mayo de 2017

“Como representantes y miembros de organizaciones trabajando con y en favor de los millones de comunidades latinas, afroamericanas, asiáticoamericanas y comunidades indígenas, escribimos para expresar nuestra fuerte oposición a la expansión de extracciones de petróleo y gas, así como de pruebas sísmicas en las aguas frente a nuestras costas”.

Con esta declaración comienza la carta que en conjunto 38 organizaciones de distintas representaciones étnicas entre las que se encuentran Latinos, Afroamericanos, Asiático-americanos, Indígenas y otros grupos aliados, firmaron para solicitar que se dé marcha atrás a los planes de llevar a cabo perforaciones submarinas en el Ártico, Atlántico y otras aguas, ya que realizar este tipo de prácticas perjudica el entorno ambiental de los mares y sus alrededores por el alza en el nivel del mar; además contribuye a acelerar fenómenos como el cambio climático generando efectos negativos sobre la salud de la población.

En la carta petitoria, firmada por agrupaciones como ‘Mi Familia Vota’, ‘National Hispanic Medical Association’, ‘Hip Hop Caucus’, ‘Asian Pacific Policy and Planning Council’, y ‘Voces Verdes’, declaran que: “Nuestros océanos nos pertenecen a todos nosotros -la gente estadounidense- y deben ser preservados y protegidos, no entregados a las compañías privadas para su beneficio económico de corto tiempo y corta visión. Por mucho, más estadounidenses quieren preservar nuestros océanos más que entregarlos a las compañías petroleras para explotarlos y empeorar la ya peligrosa contaminación. Al abrir el Ártico y Atlántico a extracciones peligrosas, ponen en riesgo nuestras aguas y las comunidades costeras están en grave riesgo de sufrir derrames petroleros mayores y empeorar los efectos del cambio climático”.

Cabe destacar que los latinos, conforman una de las comunidades más unidas en los temas  de la defensa ambiental y del combate contra el cambio climático.Según el informe publicado en 2016 por el Consejo de la Defensa de los Recursos Naturales (NRDC), en la actualidad la población Hispana asciende a más de 56 millones, cifra que se estipula crecerá en un 20% para el 2016. Sin embargo, más del 60%  habita en zonas en las que los impactos del incremento en la temperatura global, la contaminación en el aire y las inundaciones se resiente con mayor intensidad. Además, conforman casi el 50% de la clase trabajadora que pasa más tiempo realizando actividades al aire libre como son la agricultura, ganadería y construcción.


Adriana Quintero, Directora Ejecutiva de Voces Verdes, declaró que:  “Es momento de unirnos para luchar por el cuidado de nuestros océanos. Sin importar cuál es nuestro origen étnico, todos habitamos este planeta, todos somos responsables por él, y todos vivimos gracias a él. Los ecosistemas sanos son un beneficio para toda la población, a diferencia de los proyectos como las exploraciones submarinas y otros que destruyen nuestro entorno”.

La comunidad latina o hispana en los Estados Unidos es muy diversa, pero en relación a los temas ambientales está de acuerdo en su preferencia por el cuidado del ambiente y el impulso para el desarrollo de energías limpias. Es así que el 78% de los latinos quieren que sus congresistas apoyen para que existan límites en la contaminación por carbono. Este sector de la población prefiere pagar por energía limpia antes que seguir siendo afectada por los impactos del cambio climático en el futuro. El estudio de la NRDC, reveló que 77% de los latinos estaría dispuesto a pagar 5 dólares más en su recibo de luz por energía renovable, y 75% estaría incluso dispuesto a pagar hasta 10 dólares más por este tipo de energía.  

En dicha carta se sostiene además que: “La energía limpia es ahora la fuente de energía en el país que crece a mayor velocidad y es también la más accesible. Cada vez más estadounidenses prefieren preservar nuestros océanos, que venderlos a las compañías petroleras para su explotación. Les hacemos un llamado a que nos escuchen a nosotros, la gente estadounidense, y no abandonen nuestros océanos, negocios y futuro al permitir la perforación de nuestras costas y playas”.

Por otro lado, la producción de energía a base de combustibles fósiles es una solución de desarrollo económico a corto plazo que representa un grave impacto sobre el ambiente. Los combustibles fósiles son recursos no renovables que han tomado millones de años en formarse bajo las capas más profundas de la tierra. La extracción de los combustibles fósiles, afecta gravemente los ecosistemas en los que se practica la perforación para su extracción por la contaminación y destrucción que se genera a su alrededor. Asimismo, afecta las economías locales que dependen de actividades pesqueras, turísticas y de servicios ambientales que ofrecen los ecosistemas naturales e inalterados. Casi 1.4 millones de trabajo y 95 billones de dólares del producto interno bruto dependen de ecosistemas oceánicos limpios.

También el 59% de los latinos en los Estados Unidos cree que existen más oportunidades económicas y de empleo en la medida en que exista progreso en materia ambiental.

El estudio publicado por la NRDC, reveló además que “la modernización con eficiencia energética de un típico hogar de bajos ingresos puede reducir el consumo de energía en un 35 por ciento a nivel nacional y ahorrar alrededor de 437 dólares en costos de calefacción o aire acondicionado cada año”. Además, este tipo de práctica reditúa en disminuir los niveles de contaminación en el aire, el agua y la tierra, así como en el mejoramiento de la salud de los estadounidenses.

Al día de hoy, más de 120 municipios de la Costa Este, mil,200 representantes electos, 41 mil negocios y 500 mil familias dedicadas al comercio pesquero se oponen a las perforaciones y/o exploraciones petroleras en el Atlántico, incluyendo las actividades de exploración sísmica con aire.

Las organizaciones que se sumaron a esta petición son:  ‘AFC+A’; ‘América Verde’; ‘Asian Pacific Policy and Planning Council’; ‘Azul; Conejos Clean Water; Connecticut Coalition for Environmental Justice’; ‘CLEO Institute’; ‘Climate Parents’; ‘Diverse Environmental Leaders’; ‘Fairbanks Climate Action Coalition’; ‘Farmworker Association of Florida’; ‘Gracefully Global Group’; ‘Grand Canyon Trust’; ‘Green For All’; ‘Green Latinos’; ‘Hip Hop Caucus’; ‘IDEAS for US’; ‘Joshua’s House, Inc’.; ‘LULAC’; ‘MANA’; ‘Mi Familia Vota’; ‘Mujeres de la Tierra’; ‘National Family Farm Coalition’; ‘National Hispanic Council on Aging’; ‘National Hispanic Medical Association’; ‘National Latino Farmers & Ranchers Trade Association’; ‘NOW Strategies’; ‘Organize Florida’; ‘Praxis Project’; ‘Project Earth’; ‘Project Economic Refugee’; ‘Sachamama’; ‘SolarFour’;  ‘Southern Alliance for Clean Energy’; ‘Speak Hispanic’; ‘T.E.J.A.S.’; ‘VERDE’; and ‘Voces Verdes’.

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s