Sobre las demandas, la lucha y los logros de los maestros en EE.UU.

martespolitico

Por: Ben Monterroso
Director Ejecutivo de Mi Familia Vota
Washington, D.C. 24 de abril de 2018

La educación de los Estados Unidos está sin duda en manos de los maestros; éste sector de la sociedad, brinda su trabajo en diferentes niveles y todos sabemos que su entrega diaria y esfuerzo por sacar adelante a las futuras generaciones, no siempre es bien remunerado.

Precisamente el tema que hoy día acapara los reflectores es la ola de descontento y acción por parte de los maestros estadounidenses que se está esparciendo a lo largo del territorio americano. Han transcurrido ya dos meses desde que estos tomaron las calles, haciéndose oír y exigiéndole a la Administración Central mejores condiciones educativas.

La demanda principal ha sido el descuido que ha habido por parte del Gobierno en el sector educativo, lo cual aseguran los maestros se ve reflejado en salarios bajos para los docentes y una mala calidad educativa para los alumnos.

En cuanto su constitución, al ser un movimiento social nacional, aún tienen varias demandas, con mensajes heterogéneos y diferenciados según el grupo y el estado. Ante esto, la Brookings Institution realizó un trabajo para agrupar los motivos de las propuestas en cuatro categorías concretas: los bajos salarios en promedio; las reducciones en el ingreso reales (el salario ajustado a la inflación) a partir de la recesión de 2007; las reducciones del gasto por alumnos; los cronogramas de salarios determinados por cada estado.

Recientemente, los profesores de Colorado se han unido a la lucha, de acuerdo a la Asociación de Educación de Colorado, el lunes 16 de abril un grupo de profesores salieron al capitolio de Denver para solicitar mayor financiamiento escolar; sin embargo, la huelga de maestros se alimenta y crece en diversos estados del país.

En West Virginia se llevaron a cabo el 22 de febrero las primeras huelgas de maestros exigiendo las mejoras de las sus condiciones laborales. Este primer estallido fue en respuesta a la aprobación de una legislación presentada por el gobernador Jim Justice, según la cual el sueldo de los maestros se aumentaría únicamente 1% en el mes de julio de 2020 y otro 1% en 2021.

El salario de un maestro que no está contratado por el Estado es únicamente de 45,000 dólares anuales. Esto es menos de 4,000 dólares al mes. Tras 9 días de protestas y después de que las huelgas llegarán hasta el capitolio de Charleston, finalmente se consiguió un aumento salarial del 4% en el primer año.

Son pequeñas victorias como estas las que educan a la sociedad civil. Maestros de todo el país vieron con esperanza como no fue en vano su protesta. El ejemplo de lucha en West Virgina fue replicado en otros estados.

En Oklahoma, las protestas iniciaron el pasado 2 de abril; los docentes exigen que se aumenten los fondos para las escuelas, de modo que se pueda incrementar su salario, sin perjudicar a los alumnos. En este Estado el salario de un profesor oscila también cerca de los 45,000 dólares anuales. Es importante señalar que dichos sueldos llevan 10 años sin aumentar.

Arizona es el estado que mayores recortes escolares ha registrado; aquí los docentes solicitan un aumento salarial del 20% y mil millones de dólares para financiar el sistema escolar público. La propuesta realizada por el gobernador fue comenzar con un aumento del 9% este año para llegar en 2020 a un aumento del 20%. La respuesta de los legisladores fue comenzar con un aumento salarial del 6% en 2019, para llegar a subirlo 24% en un promedio de 5 años.

Por otro lado en Kentucky, el gobernador Matt Bevin fue severamente criticado por ambos partidos en relación a un comentario sobre la huelga de docentes. Los acusó de dejar sin clases a miles de niños y dijo: “I guarantee you somewhere in Kentucky today a child was sexually assaulted that was left at home because there was nobody there to watch them”. El descontento de los maestros aumentó debido a un proyecto de ley que cambiaría sus sistemas de pensiones, otorgando al gobierno en turno la facultad para realizar ajustes.

Las huelgas de docentes hacen aún más notorio la desigualdad en la riqueza. Esta, sin duda, se agravó con la llegada de Trump al poder y sus incesantes esfuerzos por desmantelar los servicios públicos. La lucha de los maestros, en el plano discursivo, debe apuntar a crear empatía con otros sectores. Esto significa, presentarse como aliados de los ciudadanos que no pertenecen al gremio. Lo lograrán siempre y cuando dejen en claro que su lucha no se limita a una búsqueda de aumentos salariales, sino a una mejora integral de las condiciones educativas del país.

Como comunidad latina debemos ser capaces de reconocer en la lucha de los maestros una lucha paralela a la nuestra. Los maestros conscientes son aliados de la comunidad latina, pues un pueblo educado es el peor enemigo del poder. A la par de la acciones en las calles podemos apoyar en las urnas en las próximas elecciones intermedias para Representantes y Senadores, ¡juntos podemos recuperar el Congreso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: